Ensalada primavera

Si almorzamos en el trabajo, o si por el contrario somos de comer mas al mediodía y en la cena necesitamos algo mas ligero, ésta ensalada nos puede brindar todo lo necesario para una comida liviana y equilibrada.

La Ensalada primavera ya es un clásico en estos días, pero hoy vamos a adaptarla levemente para que tenga todos los elementos necesarios dentro de la dieta mediterránea. Es decir, deberemos agregar o quitar algunos ingredientes para lograr el equilibrio nutricional que nos permita utilizarla como una comida completa.

 

Ingredientes para 2 personas:

1 lechuga del tipo de su agrado
2 zanahorias
2 tomates peritas maduros
1 choclo cocido pequeño
2 rabanitos
1 remolacha
Aceitunas negras
Aceite de oliva
Aceto balsámico
200 g. de queso mantecoso
1 cucharadita de miel
Perejil o cilantro a gusto
Queso parmesano a gusto
Sal y pimienta a gusto

Preparación:

1) Lavar y secar todas las verduras. Cortar la lechuga con las manos para que no se oxide y reservar. Cortar los tomates en rodajas y reservar. Desgranar el choclo previamente cocido y reservar. Pelar la zanahoria y cortar en juliana fina, y los rabanitos en rodajas finas. Pelar la remolacha previamente cocida y cortar en cubos pequeños.

2) Realizar una vinagreta light con una dos cucharadas de aceto balsámico y dos cucharadas de aceite de oliva. Incorporar una cucharadita de miel, perejil o cilantro picado, sal y pimienta a gusto. Mezclar hasta emulsionar.

3) Comenzar el emplatado, colocando las rodajas de tomate en la base, luego apilar la lechuga dando volumen con las manos. Ubicar a un costado la zanahora, y arriba de toda la preparación colocar los rabanitos, la remolacha, el choclo y las aceitunas cortadas en rodajas.

4) Cortar el queso mantecoso en cubos pequeños y repartir por encima de la preparación. Rociar con la vinagreta, luego agregar unas hebras de queso parmesano y un poco mas de cilantro o perejil por encima. ¡Servir rápido para que la vinagreta no queme las hojas!

 

Si bien tenemos quesos y aceitunas, recordemos que el funcionamiento de esta dieta requiere una presencia de lácteos como base. El parmesano en su justa medida aporta una gran cantidad de sabor sin excedernos en las calorías.

Por otro lado, tanto las olivas como su aceite son medios grasos saludables ya que nos mantienen regulado el colesterol. De todas formas, reducimos su cantidad ya que utilizamos una proporción 50/50 con el aceto, a diferencia de la vinagreta tradicional.

Preparación: 10 minutos
Cocción: 20 minutos
Tiempo total: 30 minutos
Calorías por porción: 140 calorías

¿Te gustó esta receta?

No hay relacionados.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *